Que pasa si mi perro no viene cuando lo llamo?

No me voy a poner dramático en esto, amigo mío. No voy a decir que tu perro podría sufrir un accidente al echar a correr por la calle sin hacer caso a tu llamada, ni voy a decir que podría perderse, o meterse en una pelea con un perro desconocido, o podría lamer algo que tú sabes que es malo pero él no.

Todo esto son situaciones muy duras y posibles, pero la verdad es que en el día a día, cuando un perro no acude a tu llamada, lo más que pasa es que es increíblemente molesto.

Cuando sucede, te quedas con la sensación de que tu perro te ignora, que no te quiere. Es peor cuando lo llamas, te mira y sigue tu camino, como si no le importara lo que digas. ¡Es muy doloroso para ti! Lo sé.

¿Cómo vas a conseguir que sea un buen perro, dócil y educado, si ni siquiera te hace caso con algo tan sencillo como llamarlo?

Pero… ¿has intentado enseñarle a venir cuando lo llamas? ¿O crees que reconoce su nombre y eso tendría que bastar? Piénsalo detenidamente. Es como si a ti te dan una cosa y te dicen: bueno, esto es un telescopio profesional, que lo disfrutes. ¿Sabrás hacerlo servir? Probablemente no. ¡A no ser que seas astrónomo!

Con el perro es lo mismo. Le repites hasta la saciedad un nombre y puede, solo puede, que lo relacione consigo mismo, pero con eso no le estás enseñando nada. “Toby, ven” tiene para él el mismo significado que “Guau, guauguauguau” para ti. Ninguno.

Pero puedes estar tranquilo, porque voy a enseñarte a conseguir que la llamada tenga un sentido ineludible para tu perro. ¿Listo?

*Aprende Aquí La Técnica*

Y olvídate de que tu perro te ignore cuando lo llamas.

 

Reconoce su nombre?

Dime, ¿tu perro ya lo entiende cuando dices su nombre? Y no me refiero a que lo digas y te mire, pero siga haciendo lo que sea que hacía. Me refiero a que lo llames y acuda a tu lado de inmediato.

¿Sí? En ese caso, ¡felicidades! Ya le has enseñado uno de los trucos más importantes para un perro. Pero si no, puede que este mensaje te ayude.

Hay muchas razones para que tu perro sepa cómo se llama y qué hacer cuando lo llames. Es fácil enseñarle la primera parte; en poco tiempo un canino ya sabe que cierto sonido (su nombre) se usa por sus dueños para referirse a él. El problema radica enseñarle qué hacer cuando oiga ese sonido.

Verás, utilizando su nombre es la mejor manera de conseguir prevenir accidentes muy graves. Supón que tu perro sale de pronto de casa y echa a correr detrás de un gato. Viene un coche. Lo va a atropellar. Si sabe responder correctamente a su nombre, cuando lo llames dará media vuelta y volverá contigo; de lo contrario, sufrirá un terrible accidente.

Esto se aplica a cualquier cosa. Que esté mordiendo algo que no debe, que salte sobre un visitante, que esté en otra sala y te interese que esté en esta.

¿Y cómo le enseñas a volver contigo cada vez que digas su nombre? En realidad no es nada complicado: tiene que querer hacerlo.

Tu perro te adora y siempre lo va a hacer, pero puede ser que no lo motives lo suficiente para dejar cualquier actividad que esté haciendo. Tal vez está olisqueando un olor nuevo en el jardín y no le apetece acostarse en el sofá contigo. Quizá ese gato que persigue le interesa más que lo que puedas darle.

Ese es el error. Siempre, y lo repito, SIEMPRE tienes que ser lo mejor para tu perro. Para eso, tiene que ser consciente de que cada vez que vaya contigo recibirá una recompensa muy jugosa para él. No tienes por qué darle cada vez una recompensa, pero sí lo bastante a menudo para que lo espere cada vez que lo llames.

Hay muchos trucos muy útiles que puedes enseñarle a tu perro. Yo enseño unos cuantos:
»Clic Aquí Para Ver la Guía«

¡Hasta la próxima semana!

Marcos Mendoza

April 16, 2015Permalink

Un truco útil para tu perro “atrás”

images

Este es un truco para tu perro que puede serte útil. A veces cuando ves venir que tu perro va con intenciones de hacer algo que no quieres, como oler algo del suelo que no te agrade, o no quieras que entre en algún lugar, este truco te será de mucha ayuda para este tipo de ocasiones.

Imagino que ya te haces una idea de para qué sirve este truco para tu perro, simplemente es una sencilla orden que ordena a tu mascota a retroceder unos pasos. Y no es nada difícil de enseñar, ¿sabes? Lo ideal para empezar es que sea un lugar estrecho, como el pasillo de casa y que tu mascota no pueda desviarse de otra manera, sólo hacía atrás.

Lleva golosinas encima y si eres de los que usa clicker, también debes llevarlo encima para este truco para tu perro. Ahora lo que debes hacer es ir hacia tu perro, sin correr demasiado, que te vea ir, no puedes dejar que te rodee, debes obligarle a retroceder. Cuando comience a echar marcha atrás dile: ¡Atrás!

Y al momento debes darle una golosina por haber hecho lo que he las pedido. Este proceso debe repetirse varias veces. Avanzar en su dirección, retroceder, dar la orden y premiarlo. Siempre debe animarse a tu mascota cuando ha hecho un avance, de ese modo siempre lo repetirá.

Como has podido comprobar truco para tu perro es la mar de fácil y sencillo. Ellos aprenden este truco en un abrir y cerrar de ojos, porque lo premias por algo muy fácil para ellos. La compensación y el estado de ánimo positivo es lo que hacen que todo vaya tan rápido. Y además este truco tan fácil te servirá para algunas ocasiones, ¡ya lo veras!

Lo dejamos aquí de momento, aunque si quieres conocer más trucos para perros te sugiero que empieces a recibir mis consejos en tu correo, para poder educar a tu mascota:

>>>Click Aquí Para Saber Más  Sobre Como Adiestrar a Tu Perro y Que OBEDEZCA<<<

Marcos Mendoza

March 21, 2014Permalink

Los 3 pasos para educar a un Pug y mejorar su comportamiento

 

 

images

 

La educación es de vital importancia a la hora de convivir con un pug. ¿Reconoces alguno de estos problemas caninos?

–          Saltar sobre las visitas

–          Ladrar al menor ruido

–          Morder los muebles de la casa

–          Correr por todas partes

–          Gruñir a otros perros

–          Tirones de la correa al pasear

Bien, si sufres alguno de estos problemas con tu pug…Puedes evitarlo, te lo garantizo. ¿Y cómo? Es muy fácil: sólo necesitas educarlo, enseñarle que esas cosas están mal y cuáles son las que están bien. De esta manera no sólo tú estarás más contento con tu perro, sino que él, al complacerte, será más feliz.

No te apures, no es nada complicado. En realidad el adiestramiento de un pug es muy sencillo. En esencia tienes que hacer lo siguiente: recompensar el buen comportamiento.

Sí, es así de fácil aunque no te lo creas. Está demostrado que el entrenamiento positivo, o la recompensa, es mucho más efectivo que el castigo. Piénsalo, ¿cómo aprenderías antes, motivado por una recompensa final, o retraído a causa del castigo de no aprenderlo? Los perros, sin duda, aprenden más deprisa con los premios, y por tanto también los pug.

Si ya te he convencido, entonces presta atención a mis consejos, que te ayudarán a educar correctamente a tu pequeño pug. Además de recompensar el buen comportamiento, tú debes…

1.      Poner unas normas. No sirve de nada darle premios por hacer las cosas bien, si no sabe cuáles son esas cosas que debe hacer. Decide las horas de comer y de dormir, decide cuál debe ser su actitud con las visitas o si quieres o no que pida comida a la mesa. Pon las normas ideales para el comportamiento de tu Pug.

2.      Sé consecuente con esas normas. Tampoco te sirve de nada si tienes las normas y no las haces cumplir. Si decides que tu perro no sube al sofá, pero hay días que le dejas hacerlo, él no entenderá el concepto y hará lo que le venga en gana. Si es que no, es que no. Si es ven, es ven. No te dejes engatusar por sus tiernos ojitos.

3.      Ejercicio. El ejercicio es primordial para los Pug. Un Pug que ha gastado energía en largos paseos y juegos está más atento, más dispuesto a escuchar y mucho menos nervioso, lo que facilita su adiestramiento.

Y eso es todo, amigo mío, esto es lo básico para educar a tu perro. No es difícil, no es caro, y en realidad es muy satisfactorio.

No esperes al “mañana”. No esperes a empezar “la semana que viene” o a tener “las chucherías” o “un collar especial” para educar a tu Pug. Empieza ahora mismo, y muy pronto, si sigues mis consejos, verás magníficos resultados.

Si todavía tienes dudas y te interesa saber más sobre educar a un Pug te recomiendo entonces que te hagas con mi libro especializado de esta raza.

>> Clic Si Quieres Obtener el Libro Secretos del Pug <<

Marcos Mendoza

February 28, 2014Permalink