Que pasa si mi perro no viene cuando lo llamo?

No me voy a poner dramático en esto, amigo mío. No voy a decir que tu perro podría sufrir un accidente al echar a correr por la calle sin hacer caso a tu llamada, ni voy a decir que podría perderse, o meterse en una pelea con un perro desconocido, o podría lamer algo que tú sabes que es malo pero él no.

Todo esto son situaciones muy duras y posibles, pero la verdad es que en el día a día, cuando un perro no acude a tu llamada, lo más que pasa es que es increíblemente molesto.

Cuando sucede, te quedas con la sensación de que tu perro te ignora, que no te quiere. Es peor cuando lo llamas, te mira y sigue tu camino, como si no le importara lo que digas. ¡Es muy doloroso para ti! Lo sé.

¿Cómo vas a conseguir que sea un buen perro, dócil y educado, si ni siquiera te hace caso con algo tan sencillo como llamarlo?

Pero… ¿has intentado enseñarle a venir cuando lo llamas? ¿O crees que reconoce su nombre y eso tendría que bastar? Piénsalo detenidamente. Es como si a ti te dan una cosa y te dicen: bueno, esto es un telescopio profesional, que lo disfrutes. ¿Sabrás hacerlo servir? Probablemente no. ¡A no ser que seas astrónomo!

Con el perro es lo mismo. Le repites hasta la saciedad un nombre y puede, solo puede, que lo relacione consigo mismo, pero con eso no le estás enseñando nada. “Toby, ven” tiene para él el mismo significado que “Guau, guauguauguau” para ti. Ninguno.

Pero puedes estar tranquilo, porque voy a enseñarte a conseguir que la llamada tenga un sentido ineludible para tu perro. ¿Listo?

*Aprende Aquí La Técnica*

Y olvídate de que tu perro te ignore cuando lo llamas.

 

Los mitos sobre el perro cazador

Incluso a día de hoy muchas personas creen que el perro cazador es por necesidad un perro peligroso que no puede convivir con otros animales, con niños, e incluso he oído decir que es arriesgado tener a un perro cazador que no vas a enseñar a cazar.

En mi opinión, todo eso son paparruchas.

Dime, ¿qué te hace pensar que un perro enérgico, con facilidad para aprender, obediente y bien dispuesto vaya a ser un peligro para tu familia? Porque eso es un perro cazador.

Verás, desde siempre los perros cazadores han sido seleccionados no por su sed de sangre, como muchos creen, sino por su obediencia. La caza no es una mera diversión para ellos, sino que se trata de impulsar el instinto de supervivencia: el instinto de conseguir comida, conseguir una presa, para la manada. No tiene nada que ver con la sed de sangre, sino con el deseo de servir a la familia.

Terriblemente peligroso, ¿verdad?

Un cazador debe ser leal, fiel y obediente. Y esos rasgos son los que han heredado los perros cazadores de todas las razas actuales.

Como con cualquier perro, por supuesto, si NO se le enseña, si NO se le educa y NO se le socializa, evidentemente puede ser un peligro para cualquiera. También puede serlo un chihuahua.

Ahí está la calve. ¿Es peligroso un perro cazador? No. ¿Es peligroso un perro sin educar? Potencialmente, sí.

Así que te recomiendo buscar la raza de tu perro aquí y solucionar cualquier problema que tengas, antes de que ese peligro sea más grande:

Basset Hound

Beagle

Cirneco de Etna

Cocker Spaniel

Epagneul Bretón

Galgo Afgano

Presa Canario

Shiba Inu

Vizsla

Weimaraner

¿Tu raza no está en la lista? Clic aquí para buscarla.

Marcos Mendoza

Soluciones comunes cuando un perro es malo

Un perro que gruñe cuando intentan tocarlo.

Un perro que marca.

Un perro que muerde.

Un perro que ataca a otros perros, a gatos, a personas.

¿Qué se hace con estos perros?

¿Cuáles son las soluciones más comunes, las respuestas típicas de cualquier persona?

“Regálalo”. Que otro cargue con tu problema.

“Aguántate”. No hay nada que hacer.

“Sacrifícalo”. Mata a un ser vivo y acaba con el asunto de raíz.

“Pégale más fuerte”. Como si la agresividad arreglara la agresividad.

“Déjalo atado”. Así no le hará daño a nadie, ni podrá ser un perro.

¿Te parece aceptable alguna de estas respuestas? Porque si es el caso, entonces quizá deberías seguir el primer consejo y darle tu perro a alguien que sepa qué hacer con él.

Pero no es así, ¿verdad? Te gustaría encontrar una solución, solo que no la encuentras. ¿Qué haces con un perro agresivo? ¿Cómo evitas este problema, este peligro para ti, para tu familia y para el resto del barrio?

No lo rechazas. No lo eliminas. No se lo pasas a otro. Lo arreglas. ¿No es lo mejor que puedes hacer con un problema, hacerle frente y solventarlo? Por eso estás aquí. Y yo te voy a enseñar a hacerlo.

*Arregla La Agresividad Así*

Será más fácil de lo que crees. Debes mantenerte firme en tu empeño. Tu perro no intenta ser malo; solo está mal dirigido.

Marcos Mendoza

Hoy hablamos de perros pastores

Hace poco te escribí hablándote de los perros de compañía, hechos desde sus inicios para ser mimados e idolatrados.

Hoy vamos a hablar de unos de los perros de trabajo más famosos: los pastores.

Los perros pastores se seleccionaron con un nivel de agresividad mínimo y una gran disposición a la obediencia, y además, un fuerte instinto protector. Su trabajo era seguir las instrucciones del pastor a la hora de proteger a los rebaños, con lo que estos animales se socializaban muy pronto con las ovejas, las vacas, etcétera, y se les enseñaba una serie de órdenes para guiarlos mientras daba apoyo a su dueño.

Los perros pastores tienden, por tanto, a ser obedientes (fáciles de entrenar), protectores (buenos para la guardia), y muy enérgicos (necesitan mucho ejercicio).

A día de hoy, solo una parte muy pequeña de estos perros desempeñan su trabajo original. Podemos verlos en cualquier casa, como animal de compañía: pastor alemán, border collie, pastor belga, pastor catalán…

Pero eso no quita que sigan siendo obedientes, protectores y enérgicos.

Un perro obediente en casa es fantástico. Aprenderá deprisa y tendrá una buena disposición a escuchar lo que le digas. Si es protector, hay que socializarlo bien, cosa que muchos dueños olvidan. Y si es muy enérgico…

¡Ejercicio!

Es la base para tener un perro pastor feliz y sano en casa. Hay que darle mucho, muchísimo ejercicio, porque si no se pasa el día pastoreando vacas u ovejas, tiene que hacer algo. Lo que sea. Largos paseos, juegos en casa, circuitos de fitness… o, si no lo provees tú, toda clase de comportamientos que te harán escandalizarte: roer muebles, rascarse contra las paredes, morderse a sí mismo,…

No quieres nada de todo eso, ¿verdad? Lo sé. Así que, vamos a trabajar en ello.

Comienza por elegir la raza de tu perro:

*Clic Aquí Para Elegir*

A partir de ahí, solo necesitas aprender a educar y ejercitar a tu perro. ¡Pan comido!

Marcos Mendoza

Cuando tu perro no se lleva bien con nadie

En la convivencia en casa, hay tres problemas potenciales (no estoy contando que tu perro no se lleve bien contigo… eso es altamente improbable y no tiene que ver con la convivencia en sí, sino con un mal adiestramiento, del que hablaremos en otra ocasión), que son:

—El perro no se lleva bien con los niños. Oh-oh. Les gruñe y los marca, y tú, naturalmente, te pones del lado de tus hijos de inmediato, castigas al perro, ¿cómo se atreve a asustarlo?

—El perro no se lleva bien con los gatos. Parece un tópico que los perros odien a los gatos, y viceversa, así que puedes encontrarte con que tu perro persiga a tu gato, le ladre y parezca imposible que estén en paz.

—El perro no se lleva bien con otro perro de la familia. Algo típico también, puesto que no todos los perros saben relacionarse, y a veces sus personalidades chocan, en ocasiones incluso sin razón aparente cuando antes se llevaban muy bien.

Los tres son problemas graves, y quieres solucionarlos cuanto antes si aparecen en tu vida. Cuando dos miembros de la familia no se llevan bien, no solo es triste; si se involucran los colmillos de un perro, también es peligroso.

Para muchas personas, el primer impulso es regalar al perro, dárselo a otra persona que no tenga niños, gatos u otros perros, o incluso abandonarlos lejos de casa para que no puedan volver.

Pero cada vez hay más gente que quiere utilizar los medios a su alcance para SOLUCIONAR el problema en lugar de tirarlo a un lado como si no existiera, cerrar los ojos como si no estuviera ahí.

Y si lees esto, si tienes este problema y quieres ARREGLARLO, estás en el lugar indicado, amigo mío, porque te ofrezco una guía para controlar este asunto en todas sus vertientes.

*Aquí La Tienes*

Ya lo verás. Es mucho más fácil de lo que piensas. Lo que más necesitas es entender cómo funciona la mente de un perro, y luego… ¡todo irá bien!

Marcos Mendoza

 

Vamos a hablar de los perros de compania

 

Desde que los perros son perros han tenido un trabajo. Perros pastores, perros cazadores de grandes presas, perros ratoneros, guardianes, de alerta… Y también, aunque no muchos, los perros de compañía.

¡Es verdad! Así como muchas razas se seleccionaron para cumplir una tarea específica, también hay casos de perros que han sido criados únicamente para ser nuestros mimados compañeros. Ejemplos fáciles son el Lhasa Apso, el Shih Tzu o el Bichón Frisé.

Estos animales han sido mimados y consentidos durante toda su historia. Son por lo general perros de bajo nivel energético (nunca han necesitado mucha energía para acompañar a nadie, ¿no crees?), pero sí pueden ser muy engreídos y caprichosos. Al fin y al cabo, desde la antigüedad los nobles y los ricos les han dado todo lo que se les ha ocurrido… ¡y estos perros están convencidos de que se lo merecen!

Qué gracioso, qué divertido, ¿no? Un perrito pequeño y adorable completamente decidido a reclamar tu atención, porque se la merece por el mero hecho de estar ahí. Es estupendo cuando ladra sin parar hasta que le haces una caricia o le das una golosina, sin importar que sean las cuatro de la madrugada o tengas a tus jefes cenando en casa.

¡Y qué decir de hacer pis en cualquier parte! La casa es suya y puede hacerlo donde quiera, ¿no? Por algo es el rey, es tu ojito derecho, el niño de la familia, el pequeño príncipe al que adoras y mimas.

Vamos a ser claros, amigo mío: si las cosas son así, es que has creado a un monstruo. Una vida equilibrada y feliz es insostenible si tu perro es el amo y señor de todo lo que mira, si puede hacer lo que le venga en gana sin ningún control. Que sea un perro de compañía no quita que necesite una disciplina. Sigue siendo un perro.

Pero tranquilo, no te apures. Puedes arreglar los malos comportamientos que tenga… y al mismo tiempo seguir disfrutando del mejor amigo que nunca has tenido.

*Elige la Raza de Tu Perro*

¡Ánimo! Todo irá bien si eres consciente y trabajas en el correcto adiestramiento.

Marcos Mendoza

Pis y caca por todas partes!

Ese es un problema común. Sí, sí, el perro no parece entender que tiene que hacer sus cosas fuera, en la calle. Es el lugar apropiado.

Mmmm… ¿estás seguro?

Dime, ¿cuándo sale tu perro de casa? ¿Dos, tres veces al día, cuando lo llevas a pasear? Ahora dime, ¿qué tal si tú no tuvieras derecho ni lugar para hacer tus cosas cuando te apeteciera, y solo pudieras ir dos o tres veces al día? Eso no sienta bien, ¿verdad?

¡Espera, espera! Tú que tienes un buen jardín dices: ¡pero puede hacerlo en mi jardín!

Ah, pero… ¿y si llueve? ¿Y si hace frío? ¿Y si hace un calor aplastante? ¿Tiene que salir fuera también a hacer sus cosas? ¿Tú lo harías?

Nos han educado para que lo “bueno” y lo “correcto” sea que un perro haga sus cosas en la calle. Pues bien, lo “justo” es que lo haga dentro, y él lo sabe.

Ahora bien, yo lo entiendo: a nadie le gusta encontrarse pis y caca en cualquier parte de la casa, en el salón, incluso en el sofá. Y ahora es cuando llega: puedes enseñarle DÓNDE hacerlo dentro de la casa.

Los gatos tienen cajas de arena. ¿Por qué no iban a tener los perros? Las hay, cada vez más sofisticadas, y no tan grandes como te pensarías. Las hay que tienen césped artificial para que resulten más atractivas para ellos, y las hay que son solo unos empapadores sobre una caja. La variedad es infinita.

Pero claro… ¿cómo le enseñas que es ahí, y no en tus zapatillas, donde debe hacer sus cosas? Bien, para eso estás leyendo este mensaje.

*Descubre El Método Aquí*

¡Nos vemos pronto!

Marcos Mendoza

April 26, 2017Permalink

Si vives en un apartamento, tu mejor opcion es…

Existe esta idea de que un perro grande tiene que vivir en una casa, mientras que si tienes un apartamento chiquito solo alcanzarás a tener un perro pequeño.

La verdad es que las necesidades de un perro no vienen dadas por su tamaño. En un mundo ideal, todo perro debería tener jardín, ya sea grande o pequeño, para campar a sus anchas.

Pero dime, ¿de verdad crees que un Pastor Alemán es feliz por tener un jardín, que eso es suficiente? ¿Crees que un Jack Russell tiene bastante con moverse por el salón para estar contento?

Un perro, sin importar su raza, aspecto o tamaño, necesita una serie de cosas:

  1. Alimento
  2. Disciplina
  3. Cobijo… lo que significa cualquier lugar con techo donde poder dormir y estar a salvo
  4. Ejercicio con el que gastar toda su energía

A efectos prácticos, el Pastor Alemán no hace ejercicio suficiente en el patio; sin duda, no hace más que si viviera en un apartamento pequeño como el Jack Russell.

Un perro no necesita un jardín: necesita salir a la calle. Necesita salir ahí fuera, pasear largamente, oler e interactuar con el mundo.

Así que, ¿cuál es tu mejor opción si vives en un apartamento? Lo cierto es que da igual. La idea de que solo puedes tener un perro pequeño es un mito: si cubres sus necesidades, puedes tener un Terranova y todo.

Recuerda que lo primordial es que haga ejercicio, y ese ejercicio no lo hace en el jardín de la casa, sino en la calle, cuando lo lleves a pasear. Tómalo en cuenta y todo irá bien.

Ahora, ¿quieres saber más sobre la raza de tu perro, sus necesidades y mentalidad?

*Busca a Tu Perro Aquí*

¡Nos vemos pronto!

Marcos Mendoza

 

April 24, 2017Permalink

El ritual de comida es importante

 

Apuesto a que cuando es la hora de comer, te limitas a ponerle el cuenco a tu perro y ya está. ¡Qué contento se pone! ¿Verdad? Cómo brinca y ruega y cómo se lanza a su plato en cuanto toca el suelo, ¡si no antes!

Los perros se entusiasman mucho con la comida. ¡Les encanta! Es una de sus motivaciones más importantes, tan fuerte como el amor que siente por su dueño. Es el premio más utilizado a la hora de educar a un perro, porque hará lo que le enseñes por una golosina, igual que por una caricia.

Pero hoy no quiero hablarte de adiestramiento ni chucherías… al menos, no en el sentido estricto de la palabra.

Quiero hablarte del ritual de comida.

Déjame que te explique.

En la naturaleza, el lobo caza para comer. Eso significa que tiene que trabajar, cumplir una función, para conseguir su sustento. Y una vez el alimento está servido, todavía no puede dar el primer bocado. Primero van los alfa, que después dan permiso a sus seguidores para comer.

Te das cuenta de cuán diferente es, ¿no? En su estado natural —incluso cuando es un cachorro y su madre le dice cuándo puede alimentarse—, un perro trabaja por su comida, y luego espera a que le dejen comer. En cambio, contigo brinca y ladra y salta, y se lanza a por su alimento ni bien el plato toca el suelo.

Cuando un perro espera a que le den permiso, muestra respeto. Cuando no lo hace, es que no te respeta en absoluto. Y me dirás que no quieres su respeto, ¿verdad?

*Consíguelo, Es Muy Fácil*

Te sorprenderá lo sencillo que es lograr que tu perro te respete, te quiera y te obedezca. Te ahorrarás todos los problemas que pueda dar, y obtendrás muchos beneficios a cambio… ¡No te lo pienses más!

Marcos Mendoza

 

April 17, 2017Permalink

Elige al perro correcto

Cuando queremos adoptar un perro, sin querer, nos hacemos una imagen de cuál va a ser su aspecto, su raza. Pero debemos aprender que esto no es lo más importante.

La raza no es más que una envoltura, y lo que nosotros buscamos es su cariño, y su amor. Por eso es importante que en vez de fijarnos en cómo es físicamente, debemos mirar cómo es el perro por dentro: que tenga el pelo rizado o cara de bonachón no significa que sea limpio, dócil o amistoso.

No debes juzgar por la apariencia. Cuando vayas a por tu cachorro —y te recomiendo profundamente la adopción—, valora su actitud. ¿Es juguetón? ¿Es tímido? ¿Qué necesitas tú, al final? ¿Un perro movido y enérgico que necesite salir a diario? ¿Un perro tranquilo y relajado que se quede contigo en el sofá viendo la televisión?

No pienses en el bonito aspecto exterior. Piensa, busca, investiga qué lleva ese perro por dentro, cuál es su carácter y sus necesidades.

¿Ya lo tienes? ¿Ya sabes qué perro quieres? Entonces es hora de aprender a enseñar.

*Elige Tu Perro de la Lista*

¡Nos vemos pronto, amigo!

Marcos Mendoza

April 12, 2017Permalink